Los tres DOSHAS para alcanzar un Estado de Equilibrio

25.01.2017

El Ayurveda pone a nuestra disposición un tesoro de conocimientos prácticos de más de 3.000 años de antigüedad que también se pueden aplicar con éxito en nuestro mundo moderno. 

En el Ayurveda, el universo se divide en cinco elementos (Tattvas): tierra, agua, fuego, aire y éter.

Estos elementos están conectados de dos en dos con cada una de las tres energías vitales (doshas): vata, pitta y kapha.


La palabra «Vata» procede del verbo sánscrito «vah» y significa «lo que se mueve». 

Vata simboliza el principio del movimiento en nuestro cuerpo y consta de los elementos éter y aire.

Las personas con un dosha vata dominante son, con frecuencia, delgadas, mentalmente activas y poseen un sistema nervioso y digestivo irritable. 

Reaccionan con sensibilidad a su entorno y tienen una gran capacidad de comprensión. Su piel es más bien fría, seca y áspera. Una persona vata equilibrada es alegre, dinámica y abierta.

Para conseguir una constitución equilibrada, los tipos vata han de mantenerse calientes y realizar tareas que les tranquilicen. 

Una rutina fija con comidas frecuentes y no muy abundantes les proporciona equilibrio y bienestar.

«Pitta» procede de la palabra sánscrita «tap» y significa «calentar». 

Pitta influye en las actividades de transformación del cuerpo, como la temperatura corporal y la capacidad mental de una persona. Pitta se caracteriza por las propiedades de los elementos fuego y agua.

Físicamente, el tipo pitta es más bien normal y su piel suave tiene por lo general un tacto cálido. Los tipos pitta se distinguen por un buen apetito y una buena digestión. Debido a su fuego interior, prefieren un entorno fresco. Un tipo pitta equilibrado posee un fuerte carisma, unido a una gran fuerza de voluntad.

A las personas con un dosha pitta dominante les gustan los nuevos retos. 

Han de procurar no abusar demasiado de sus fuerzas y no «sobrecalentarse». 

Les viene bien que exista un equilibrio entre las actividades intensas y la relajación. 

Los tipos pitta deben evitar grandes cantidades de sal las especias picantes y comer más ensaladas y verdura fresca.

«kapha» proviene de las palabras sánscritas «ka» de «agua» y «pha» de «florecer» combinadas. 

Kapha tiene la capacidad de estructurar y moldear. Representa la estabilidad tanto psíquica como física y, por ello, puede mantener a vata y pitta en unos límites equilibrados. 

Kapha aúna los principios de los elementos tierra y agua.

Las personas con un dosha kapha dominante son con frecuencia algo corpulentas y de constitución fuerte.

El ejercicio supone con frecuencia para ellos un reto, ya que se sienten atraídos por la tranquilidad y la relajación. 

Para desarrollar un conocimiento más profundo de las relaciones, los tipos kapha necesitan su tiempo, ya que reflexionan bastante sobre las cosas. 

Cuando se encuentran en equilibrio es difícil alterarles. Se consideran además muy leales.

Con el fin de mantener el equilibrio interno, un plan de ejercicios regular tanto a nivel físico como espiritual resulta esencial para los tipos kapha. 

En cuanto a la alimentación, los tipos kapha prefieren los alimentos picantes y amargos y renuncian a las golosinas dulces y las comidas grasas.

¿Todavía no sabes cuál es tu constitución ayurvédica? ¡Realiza tu test de Dosha! 

Lo encontrarás aqui: